BALMAIN… NEW COLLECTION FALL-WINTER 2021




La firma sofisticada y estética de alta costura parisina, amada y solicitada por la realeza Europea y de Elite de Hollywood, nos tiene para esta temporada bajo la dirección de Oliver Rousteing y su “ejército Balmain”….una colección capsula maravillosa y exclusiva con un renacimiento retro-cool de siluetas elegantes reelaboradas para la mujer moderna de hoy.




Cuando Olivier Rousteing estuvo confinado el año pasado, algo cambió en el diseñador de Balmain. En las conversaciones telefónicas que mantuvo con sus abuelos, se sumergió en sus recuerdos de la Segunda Guerra Mundial y encontró bastantes paralelismos entre ambas crisis, de entonces y de ahora. La experiencia le llevó a redescubrir la historia de Balmain como nunca antes. Pierre Balmain fundó su casa de modas nada más acabar la guerra, cimentada sobre el optimismo, el escapismo y las ganas de explorar un mundo nuevo. Junto a su amiga Gertrude Stein, voló a Estados Unidos, a Inglaterra, incluso a Australia, para mostrar sus creaciones y gozar al máximo de una vida sin restricciones.



Para su colección de otoño-invierno 2021/2022 –la segunda de Rousteing en pandemia–, el actual custodio de la casa se ha buscado a sí mismo en esas historias. “Por supuesto, él pasó por muchas más cosas que nosotros, por la Segunda Guerra Mundial, pero trata de su idea de escapismo”, nos dice el diseñador. Filmada en un hangar de Air France en París, la propuesta reinterpretó los códigos de la aviación para ofrecernos un armario de posconfinamiento bastante más pragmático que la chispa y el glamour con que solemos asociar Balmain. Fue el reflejo de un año de cambio que aún sigue dejando su huella en el trabajo de Rousteing. Pero, tal y cómo nos contó el crítico de moda Anders Christian Madsen por videollamada desde París, si quieres un vestido de fiesta ideal, todavía puedes confiar en Balmain.

La colección consta de tres capítulos: el Balmain temprano, con los abrigos cortos y los vestidos de los años 60; el mundo de la aviación, que es mucho más literal; y la última parte, que te lleva de la tierra a la luna.



¿Es un armario más pragmático?

La palabra con que describiría esta colección es ‘nonchalance. No es una colección de ropa para estar por casa, no creo que en seis meses sigamos todos llevando pijamas; pero sí creo en un mundo en el que todos queramos tener un abrigo, una maleta y un jersey preciosos y coger un avión para ver a nuestros amigos. He hecho el ejercicio de mostrar un lado distinto, ¡pero puedes encontrar todavía vestidos de cuentas muy artesanales!.

La intención es que todo lo que compres te lo lleves por su calidad. El tema de la aviación me ha impulsado a innovar en mis diseños. Me encanta que lo hayas visto porque es otro aspecto de la casa que quiero impulsar. Sigue siendo el ADN de Balmain: tonos caqui, neón, toques llamativos, pero presentados de un modo diferente.

La gente pensará que el laberinto es una estrategia comercial. Pero, para mí, es un gesto atemporal. En Balmain, estoy tan encasillado en el mundo celebrity y la cultura pop que a veces la gente no ve en profundidad lo que hago. Mi meta de los últimos diez años ha sido acercar Balmain –una casa que data de 1945– al mundo pop juvenil, y convertirla en una de las casas de moda más importantes de Francia. Ahora que ya lo he logrado, quiero convertir Balmain en una casa eterna que trasmita calidad, lujo y una buena historia. No todo son los seguidores de Instagram, aunque también sea importante.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo